click to enable zoom
Cargando mapa
No hemos encontrado ningún resultado
abrir mapa
Vista Roadmap Satellite Hybrid Terrain Mi Ubicación Pantalla completa Prev Sig
Búsqueda Avanzada
Encontramos 0 results. ¿Desea cargar los resultados ahora?
Búsqueda Avanzada
encontramos 0 results
Your search results

Familias [email protected]

Publicado por Susana en abril 24, 2017
| 0

Lic. Mary Carmen Pérez de May.

Fundadora de familias construyendo personas.

Es sorprendente cómo cada día, observamos situaciones donde nos decimos: ¡qué horror!, ¡qué barbaridad!, ¡deberíamos hacer algo al respecto!…pasa el tiempo y nada sucede, sólo nos quejamos. Un ejemplo de esto puede ser ver la basura en la calle, las paredes con grafiti, niños pidiendo limosna, o ver las tristes noticias de la violencia en nuestro país.

Lo mismo sucede en los hogares, cada día pasan ante nuestros ojos señales que deberíamos no sólo juzgar, sino trabajar en ellas. Cada vez que imparto esta plática con padres de familia les hago estas preguntas: ¿Qué nos preocupa a los padres de familia hoy en día? ¿A qué tipo de peligros creemos se enfrenten nuestros hijos? La mayor parte responde que le teme a que sus hijos consuman drogas, sean víctimas de algún criminal, sean raptados, tengan malas compañías, etc. Pero hoy en día, gracias a la tecnología, de la comunicación e información, la ciencia y tecnología están al alcance de nuestras manos, también estamos dejando entrar a casa con o sin nuestro consentimiento, a los criminales, a la pornografía, la violencia y a personas que no respetarán a nuestros hijos y abusen de su falta de madurez y criterio. Es decir, los padres que no nos involucremos en el acercamiento de parte de nuestros hijos a las nuevas tecnologías los convertirá en huérfanos digitales. Sin un referente de comportamiento no sabrán enfrentarse a los dilemas éticos que se les plantean. Serán más propensos a desarrollar hábitos poco saludables y estarán más expuestos a los posibles riesgos de la red. Está en nuestras manos evitar que esto suceda. Un adulto inteligente tiene la capacidad de distinguir entre la realidad y la ficción. Distinguirlo requiere de una claridad mental. En el caso de los niños al estar su mente en un proceso de aprendizaje, no es tan sencillo que logren diferenciar entre ambas, es decir pierden el piso entre la realidad y la ficción. Hoy en día es necesario distinguir los engaños que constantemente los medios masivos, la TV, el cine, el internet, etc, nos envían, cada ser humano debe preguntarse a si mismo qué tan útil sería vivir en un mundo de engaños y apariencias. Para los adultos o personas con criterio, no existe el peligro de llegar al extremo de creer en todo lo que vemos, oímos y vivimos, ya que ésta misma actitud de juicio crítico logra salvarnos de la mentira, pero en caso de nuestros niños y jóvenes sucede lo contrario. Es cierto que la humanidad no sólo tiene crisis ambientales y económicas, también existe una verdadera crisis humana y de valores ya que una parte de esta humanidad quiere imponer a la otra lo que debe creer. ¿Por qué hay personas que creen en la ficción? En cierta manera porque no está satisfecha con su realidad. Un ejemplo de esto es la supuesta creencia del fin del mundo, del cambio de era, etc. estamos tan enlodados en nuestros problemas que creemos en este tipo de soluciones catastróficas para repararlas.

A veces las personas llenan sus vidas de ficciones, están inmersas en redes sociales, viviendo la vida de otros, admirando a otros, en video juegos, etc., es decir prefieren vivir en este mundo de ficción o virtual, hasta que busque lo intrínseco a su verdadero ser. Pero ¿qué importancia tiene este tema en relación a las redes sociales y la educación de los niños?

Primero, debemos entender que todo lo que absorbe un niño le afecta por las impresiones que registra su cerebro, una vez ahí, utilizadas o no, son muy difíciles de borrar. Lo comprendemos los adultos, cuando conscientemente queremos modificar patrones de conducta, hábitos o algún punto de vista sobre la vida, pero aún así hay imágenes e impresiones que nos cuesta trabajo procesar, ahora ¿imaginen a un niño o adolescente cuando ve la pornografía, la violencia, la crueldad o escenas de terror en la red? difícilmente tendrá la capacidad de procesar esa información. Últimamente pregunto a mis jóvenes alumnos qué les llama la atención en la red, muchos niños de primaria parecen disfrutar de los videos de terror, suspenso o sufrimiento, a lo que me gusta responder que este tipo de eventos equivalen a cuando una persona se alimenta sólo con comida chatarra, pasan un mal rato de congestión o dolor de estómago, lo mismo sucede con las escenas violentas que entran a nuestro cerebro, se convierten en chatarra para el espíritu y nos enferma. Ahora, las fronteras en el mundo digital son pocas, porque las medidas del tiempo y del espacio han cambiado gracias a las tecnologías de información y comunicación. (TIC) Pedir a nuestros hijos que no utilicen dichas tecnologías, es como pedirles que vivan en otro planeta. En las “tics”, como en el resto de las cosas cuando no hay conocimiento hay superstición y que nuestros hijos no tengan habilidades digitales es como si nosotros no hubiésemos aprendido a leer y escribir.

Deja un comentario

Your email address will not be published.