header_image
Your search results

Nutrición y Cerebro

Publicado por Miguel Mccormick en octubre 26, 2017
| 0

Nutrición y Cerebro – ¿Te has puesto a pensar en todo el nuevo conocimiento que vas a adquirir durante este año, todas las nuevas experiencias, nuevos retos, nuevas rutinas, amigos, tareas (que aunque son para los niños… a veces pareciera que también son para los papás), lecturas, proyectos, resúmenes, planas…? Se puede percibir como algo abrumador, ¿no crees?.

En realidad, es una nueva oportunidad de vivir, que sí requiere de mucha energía, concentración, organización, pero que puede ser maravillosa siempre y cuando, tanto tú mamá o papá, como tus pequeñ@s, tengan particularmente un órgano de su cuerpo bien alimentado: el cerebro.

Este órgano es el que nos permite comprender nuestro mundo, recibir los estímulos del exterior y darles un significado, poner nombre a nuestras emociones, guardar información, relacionar datos, organizar nuestro día a día; por lo que, un cerebro bien alimentado, a los adultos nos permitirá hacer frente a los retos diarios de una manera positiva, proactiva, controlando los niveles de estrés que produce la rutina, encontrando soluciones y tomando decisiones cotidianas. Y en los niños, evita la irritabilidad, la agresividad, la hiperactividad o el cansancio en clases; ayuda a la comprensión y a la retención, en pocas palabras, un cerebro nutrido ayuda a desarrollar sus capacidades.

Pero… ¿Cómo lograr tanta maravilla cerebral? No es tan difícil; es cuestión de una alimentación balanceada y buenos hábitos:

En primera, no te saltes nunca el desayuno. Es importante que éste se realice en el transcurso de la primera hora después de levantarte y debe ser balanceado, es decir: tiene que tener fuentes óptimas de proteína (huevo, leche, quesos magros como panela o requesón, yogurt, jocoque), ya que enzimas, hormonas y neurotransmisores se construyen a través de la proteína.

Si quieres que todos estos mensajeros internos de tu cuerpo, lleven la información correcta y de manera coordinada, es necesario fuentes proteicas con los ocho aminoácidos esenciales, alimentos de origen animal, que además de darte esta proteína de alta calidad, proporcionan otros dos nutrientes indispensables para el buen funcionamiento de tu cerebro: la vitamina B12 o cianocobalamina, que ayuda a prevenir el daño de los nervios y protege el recubrimiento de las terminaciones nerviosas; de igual manera, se relaciona con la producción de un neurotransmisor, el acetilcolina; y el mineral zinc que al no ingerirse de manera adecuada, puede producir nerviosismo, ansiedad y falta de concentración.

Nutrición y Cerebro – Este desayuno, y en realidad todas las comidas que realices en el día, deben tener una cantidad suficiente de carbohidratos: frutas, verduras y cereales integrales, ya que estos proporcionan “glucosa”, el único combustible que utiliza el cerebro para funcionar. Considera en cada alimento que realice tu familia, una ración de fruta, como: 1 rebanada de melón o de papaya, una pera o manzana chicas, medio mango o una taza de fresas; una porción de verdura: medio chayote, una zanahoria mediana o una taza de brócoli; y por lo menos una de cereal: una verdadera tortilla de maíz, una rebanada de pan integral o dos cucharadas de avena.

Por supuesto, ya que la corteza cerebral está hecha de grasa (principalmente omega 3), es básico para un buen funcionamiento cerebral, fuentes de las llamadas “grasas buenas” o grasas mono y poliinsaturadas: 1 cucharada de chía, 1 cucharada de linaza, 1/3 de aguacate, 6 almendras, atún o salmón; sin embargo, existe un suplemento alimenticio que ayuda enormemente a la concentración, la retención, la buena memoria y la tranquilidad cerebral, este es el DHA, un ácido graso de la familia de los omega 3, que es la grasa cerebral por excelencia y que se encuentra básicamente en los peces azules de agua fría, aunque existen algunas otra fuentes de origen vegetal.

Nutrición y Cerebro

Una última recomendación: si se presenta mucho cansancio o tus pequeños no quieren comer bien, por qué no intentas elevar sus niveles de energía y aumentar su apetito con otro suplemento maravilloso para su cerebro y para todo el cuerpo: la levadura de cerveza. Puedes buscar su presentación desamargada, ya sea en pastillas o en polvo, y agregarla en el desayuno y cena como parte del licuado. Te recuerdo que la levadura de cerveza NO es para subir de peso; ésta representa las vitaminas del complejo B completas, desde la B1 tiamina, hasta la vitamina B12, logrando una buena nutrición celular ya que ayuda al buen metabolismo, absorción de nutrientes y su transformación en energía.

 

Lic. Cristina De Obeso Orendain

contacto@cristinaorendain.com

Deja un comentario

Your email address will not be published.