click to enable zoom
Cargando mapa
No hemos encontrado ningún resultado
abrir mapa
Vista Roadmap Satellite Hybrid Terrain Mi Ubicación Pantalla completa Prev Sig
Búsqueda Avanzada
Encontramos 0 results. ¿Desea cargar los resultados ahora?
Búsqueda Avanzada
encontramos 0 results
Your search results

La conciencia también se educa

Publicado por Susana en junio 6, 2017
| 0

 

Mtro. Moises Contreras  Reinoso

Neuro Coaching y desarrollo del capital humano

moy@iteso.mx

 

Nacemos con una conciencia casi nula, se va ampliando y desarrollando a través de los años. El niño recién nacido no es consciente de la mayor cantidad de eventos que suceden alrededor de él, no es consciente ni de si mismo. La conciencia, según los últimos estudios, se empieza a desarrollar a los cinco meses de nacido, pero sigue siendo muy limitada, se va a ir ampliando poco a poco y dependerá de la riqueza de entorno donde se desarrolle.

Pero,  ¿qué es la conciencia?, se define como el conocimiento que un ser tiene de sí mismo y de su entorno. A mayor conciencia, mayor capacidad de gestionar la vida y todo tipo de decisiones. La autoconciencia y/o la metaconciencia también tiene que ver con la capacidad de darme cuenta de lo que siento y pienso, y qué causa cada estado emocional que llego a tener.

La conciencia se desarrolla en automático según se vayan estimulando las diferentes zonas del cerebro al ir creciendo y madurando la persona. La conciencia de un niño de 3 años es muy diferente a la de un adolescente de 14 años, la cantidad de información y experiencias que tiene el de 14 años, es mucho mayor, lo que lo hace más consciente de lo que pasa en él  y como manejar su entorno, pero sigue siendo inconsciente, por eso no se le permite manejar un auto o tener una responsabilidad laboral de alto nivel.

Hasta cuando es posible

El proceso de abrir  la conciencia puede durar desde 18 a 21 años y en muchos casos actuales, en la generación Millenium y la generación “Z” (la que ahora está en  etapa escolar), se puede alargar varios años, hasta los 30 y se ha visto que hay personas con edades avanzadas que “tienen muy baja conciencia”. Se nota en decisiones poco empáticas y asertivas y el daño que  hacen a las personas con las que se relacionan.

Desarrollar una conciencia amplia es la base de la madurez. Sin conciencia no tenemos remordimientos y bajan los escrúpulos al tomar decisiones. Cuando tenemos conciencia, tenemos culpa y vergüenza, puedo poner freno a comportamientos poco éticos y que causen algún daño a alguien más o a mí mismo. Con buena conciencia puede haber remordimiento, arrepentimiento y deseo de hacer cambios en algunos comportamientos y llegar a crecer como persona. Existe evidencia científica que demuestra que una persona que no desarrolla una buena conciencia, podría llegar a tener  psicopatías o sociopatías, dañar a alguien o no respetar leyes y límites sin tener algún tipo de remordimiento.

Los estilos de vida actuales, donde los papás son muy permisivos y se centran en educar en lo material, más en el tener que en el ser, podrían educar con una baja conciencia. El niño y joven que solo busca satisfactorios de corto plazo. Papás con baja conciencia, casi siempre educan hijos inconscientes, lo que ocasiona que sean muy manipulables por personas o modas que  buscan el placer a toda costa, acercándolos a conductas de riesgo, como: consumo de bebidas alcohólicas y drogas desde muy chicos, abuso de las redes sociales, promiscuidad sexual, deshonestidad en las escuelas, bullying y hasta delincuencia en sus diferentes expresiones, desde corrupción hasta venta de drogas o cosas robadas.

Todo comienza en casa

Estos comportamientos inician en casa, cuando no se ponen límites y no se ponen consecuencias claras a los comportamientos inconscientes de edades tempranas. Los niños y jóvenes van sacando conclusiones que se puede hacer de todo y en todo momento, lo que los puede llevar a ser compulsivos y con comportamientos adictivos desde una edad muy temprana. Por llegar a conseguir lo que quieren, pueden llegar a desarrollar sociopatías y psicopatías.

Educar la conciencia se ha convertido en un elemento fundamental de la educación en esta época, hay demasiados estímulos que premian la inconsciencia, parece que ser impulsivo, majadero, agresivo, adicto, promiscuo, deshonesto e irrespetuoso de las leyes y las normas, es bien aceptado en la sociedad, hasta les llegan a decir “exitosos”.

Las familias necesitan clarificar los valores con que educaran a sus hijos y sobretodo la manera de vivirlos, escoger estilos de vida donde cada miembro tenga un rol activo, participación en las funciones de la casa, actividades físicas que los mantengan sanos física y mentalmente, buenas relaciones entre familia y comunidad, cuidado del medio ambiente, regulaciones en el uso de videojuegos y redes sociales y un diálogo constante con cada miembro de la familia, tratando de generar las preguntas inteligentes que provoquen mayor conciencia.

Todo un reto educar la conciencia, pero es fundamental si se quiere tener una familia con ética. Que no nos coma el materialismo y los placeres, trabajemos fuerte en una educación basada en valores sólidos como el respeto al otro y la naturaleza, la tolerancia y la solidaridad, en trabajo y el esfuerzo, la creatividad y la innovación. Busquemos crear una sociedad más comunitaria y menos egoísta y como resultado tendremos hijos y generaciones con “mayor conciencia”.

Deja un comentario

Your email address will not be published.